Victoria de muchos quilates del Carramimbre sobre el gran favorito de la liga (94-82)

Soberbio, excelso, casi perfecto. El partidazo realizado por el Carramimbre CBCV difícilmente encuentre otros adjetivos que le hagan justicia y que han servido para tumbar al ‘mejor equipo de la liga’, en palabras del propio Hugo López. Los vallisoletanos volvieron a la senda del triunfo con una victoria de muchos quilates (94-82), la cuarta de la temporada, merced a la enorme actuación coral de todo el equipo y a un Pisuerga que estuvo de 10 en los minutos clave.

  • El Carramimbre planta cara a un gran Breogán

Acompañados por un gran ambiente en el Polideportivo Pisuerga, con una entrada cercana a las 3.000 personas, Carramimbre CBCV y Leche Río Breogán, tercero y segundo clasificado, empezaron como dictaba el guion antes de que se lanzase la bola al aire: con puntos y un juego alegre. No era para menos. Tras cuatro jornadas disputadas, vallisoletanos y lucenses solo están por detrás de HLA Alicante en cuanto a la anotación, dato que quedó patente desde el primer minuto en el feudo carmesí, hoy teñido de rosa de nuevo con motivo de la lucha contra el cáncer. Locales y visitantes protagonizaron un auténtico intercambio de golpes y canastas con empate técnico hasta la recta final.

A pesar de la falta de acierto de un Frank Bartley que no empezó fino, las ardillas mantuvieron el ritmo de los lucenses, dotados de muchas armas para hacer puntos. Así, desde los primeros compases se manejaron rentas mínimas (7-9), con los visitantes casi siempre por delante. En la recta final del periodo, sin embargo, seis tantos consecutivos de los hombres de Diego Epifanio obligaron a su homólogo en el banquillo a solicitar tiempo muerto (18-24 a falta de minuto y medio). Así, con máxima desventaja carmesí, Jubril Adekoya dio la réplica con dos triples y el primer acto se cerró con 24-30 en el marcador. Un tanteo que explicaba por sí solo el recital anotador que firmaron pucelanos y lucenses.

Ya en el segundo periodo, Leche Río Breogán no tardó en hacer valer su profundidad de banquillo para escaparse y poner tierra de por medio con los vallisoletanos, pero la segunda unidad no tardó en reponerse (24-35). Cuatro puntos seguidos de Jubril Adekoya, quien ya se fue a los dobles dígitos en la anotación, dieron aire a un Carramimbre al que le costaba mantener la marcha impuesta por los de Epifanio, que demostraron por qué son “el equipo más completo de la categoría”, como el propio Hugo López reconoció en la previa (32-40).

Y la tónica no cambió demasiado hasta el descanso. Cuando el Carramimbre se colocaba a rebufo del Breogán, llegaba el castigo de los visitantes. Demasiadas armas para salir indemnes de todas las amenazas. Con todo y con eso, y de la mano de un gran Niksha Federico (10 puntos y 13 de valoración al descanso), quien además de anotar y darlo todo fue capaz de contagiar a la grada con sus gestos y arengas, los vallisoletanos se aferraron al encuentro con uñas y dientes. El ambiente acompañó y fue de menos a más, todo lo contrario que la renta gallega, que quedó reducida notablemente (44-49) cuando ambos equipos se marcharon a vestuarios.

  • Pisuerga se apunta una victoria de ‘10’

En los primeros 20 minutos, Leche Río Breogán había demostrado el por qué es uno de los grandes favoritos al ascenso, pero el Carramimbre CBCV hizo lo propio compitiendo de tú a tú y superando por momentos a un rival gigante. Volvió a hacer lo propio en la reanudación. Un parcial fulgurante de salida no solo sirvió para empatar el partido (51-51), sino también para forzar la cuarta falta personal del visitante Olah y una técnica a Diego Epifanio. Las ardillas todavía tenían mucho que decir y así lo demostraron.

Igualadas las tornas, ningún equipo fue capaz de despegarse del otro y vallisoletanos y lucenses ofrecieron un auténtico partidazo a los más de 3000 asistentes en el Polideportivo Pisuerga. Ni la intensidad ni el buen juego bajaron un ápice durante el tercer periodo y, a pesar de varias decisiones polémicas favorables a los gallegos, el Carramimbre CBCV llegó con opciones a los últimos minutos, empujados por una grada cada vez más metida en el partido y una inercia positiva (67-68). La nota negativa en esta fase, sin embargo, la puso José Nogués, quien se retiró lesionado con problemas en el tobillo.

Tal y como cerró el tercer cuarto el Carramimbre, abrió el último: como un tiro. Los ‘suplentes’ carmesí querían ser los protagonistas y reventaron parcialmente el partido. Canastón de Adekoya, seis puntos consecutivos de Mike Torres y un triple de Tom Granado dispararon a los locales (78-70) para desesperación de Diego Epifanio, abocado a detener la contienda. Fue en vano. Los de Hugo López, contagiados por un Pisuerga diferencial, alcanzaron su máxima ventaja (82-73) y obligaron al técnico visitante a quemar otro tiempo muerto a falta de cinco minutos.

Los problemas para el técnico burgalés no quedaron ahí y Christian Díaz, uno de sus baluartes, cometió su quinta falta personal y metió en bonus a Breogán. Con todo y con eso, los visitantes, en un alarde de orgullo y calidad, tensaron la cuerda y se colocaron a tres puntos (84-81) con tres minutos por disputarse, pero el Carramimbre no solo no se amedrentó, sino que se creció como nunca. Un nuevo triple de Niksha Federico, quien acabó con 19 créditos de valoración como hombre más destacado, sumado a una canasta de mucho nivel de Toms Leimanis, terminaron por dinamitar el combate y pusieron la rúbrica al que posiblemente haya sido el mejor partido de la historia del club. El resultado final fue de 94-82 para tumbar al gran candidato de la liga y para sumar la cuarta victoria del Carramimbre en cinco jornadas.

  • rueda de prensa de hugo lópez:

  • rueda de prensa de diego epifanio:

Ficha técnica

Carramimbre CBCV (94): Toms Leimanis (13), Frank Bartley (9), Niksha Federico (15), Sergio de la Fuente (15), Seydou Aboubacar (8) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (13), Kimbal Mackenzie (2), Mike Torres (10), David Fernández (-), Dani Astilleros (2), Juan Rubio (-) y Tom Granado (7).

Leche Río Breogán (82): Sergio Quintela (7), Mo Soluade (5), Dago Peña (16), Thomas De Thaey (6), Alexandru Olah (7) -quinteto inicial-. También jugaron: Mateo Sánchez (-), Roope Ahonen (9), Salva Arco (4), José Nogués (9), Rauno Nurger (10), Christian Díaz (9) y Massine Fall (-).

Árbitros: Lucas De Lucas, Fernández Carretero y Hurtado Almansa. Eliminado Christian Díaz por cinco faltas personales.

Parciales: 24-30, 20-19 (44-49 al descanso), 23-19 y 27-14 (94-82 final).

 

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail