Tres ligas en tres países distintos y Entrenador del Año por partida triple para Hugo López

Hugo López parecer ser sinónimo de campeón de liga, o al menos eso se ha demostrado en recientemente. En sus últimos tres cursos como entrenador principal de un club, el técnico vallisoletano ha logrado un hito al alcance de muy pocos: tres títulos ligueros en tres países diferentes y todos ellos acompañados con el correspondiente galardón de Entrenador del Año.

Repartidos a lo largo de los últimos cinco años y amén de un lapso de dos años en los que Hugo López se dedicó a la selección de Suecia y a entrenar personalmente a todo un NBA como es Serge Ibaka, el preparador del Carramimbre ha conquistado la NBL canadiense en el curso 2015/2016, la liga angoleña en la 2016/2017, además de la Taça y la Supertaça; y esta misma semana el primer puesto en la LEB Oro 2019/2020 tras la cancelación definitiva de la misma. Un triplete de títulos que, por si fuera poco, cuenta con el valor añadido de erigirse profeta en su tierra, en Valladolid, y acompañarlo de un ascenso deportivo.

Después de dar sus primeros pasos en Valladolid, de formarse en Estados Unidos y de continuar aprendiendo como asistente de muchos y muy buenos maestros, el actual técnico decidió dar el salto y pasar a ser la primera espada en el verano de 2014. Y desde entonces ha ido desarrollando una trayectoria amplia y variada que se está viendo especialmente recompensada en los últimos años.

Así, después de una primera participación en la Copa de Campeones de África, el entrenador carmesí no tardó en regresar a España de la mano del Montakit Fuenlabrada, allá por enero de 2015. En 12 jornadas dirigiendo al conjunto madrileño en la ACB, el técnico de Valladolid firmó tres victorias y nueve derrotas. Y casi cinco años después, precisamente, está llamando a las puertas de la élite del baloncesto español tras el ascenso deportivo de su Carramimbre CBCV.

Antes de liderar a las ardillas hacia un título atípico por la conclusión, Hugo López Muñoz también saboreó las mieles del éxito con los Halifax Hurricanes de Canadá en la temporada 2015/2016. Ya en la fase regular, el conjunto del preparador pucelano lideró la clasificación con un balance de 29 victorias y solo 11 derrotas que les valieron para ser el principal cabeza de serie al título, vitola que además refrendaron tras superar con solvencia las siguientes rondas: 3-0 a los Island Storm en cuartos y 4-0 a los Saint John Riptide en semifinales fueron suficientes para colocarse a un paso del campeonato. En la final, eso sí, el cuadro del técnico carmesí se impuso 4-3 a los London Lightning, proclamándose campeón de la NBL y siendo nombrado Entrenador del Año. El primer eslabón de un triplete dorado.

No obstante, la aventura en Norteamérica duró solo un año y Hugo López decidió regresar a África y dirigir al Recreativo do Libolo angoleño con el que amplió notablemente su palmarés. Después de firmar una primera fase inmaculada con 16 victorias en 16 encuentros, el conjunto del vallisoletano pasó a una segunda ronda de liga entre seis en la que volvieron a finalizar líderes dejándose solo un partido por el camino y firmando un balance final de un tropiezo y 25 triunfos, seis más que el segundo clasificado.

En las rondas definitivas, sus pupilos se impusieron 2-0 al Universidade Lusíada en cuartos, 3-0 al Interclube en semifinales y 4-0 al Petro Atlético en la lucha por el título. Un campeonato impoluto con tan solo un partido perdido de los 35 disputados y un nuevo galardón al Entrenador del Año avalado por el recorrido de su Recreativo do Libolo.

Y a pesar de que Hugo López no dirigió a un ningún club durante dos años aunque sí a la selección nacional de Suecia, tal y como reza el refrán: “No hay dos sin tres”. Con el Carramimbre CBC Valladolid en la recientemente clausurada 2019/2020, Hugo López y las ardillas han firmado un balance de 18 victorias y seis derrotas, siendo líderes de la tabla en el momento en el que la competición se detuvo por la pandemia del COVID-19 y al término de la misma después de la decisión adoptada por la Comisión Delegada de la Federación Española de Baloncesto y el Consejo Superior de Deportes.

Así, y pese a que la conclusión del curso no es la idónea, el técnico vallisoletano, profeta en su tierra, ha prolongado su marca de títulos y galardones: campeón de la LEB Oro y Entrenador del Año para el portal Eurobasket que sirven para cerrar su particular trío de premios.

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail