Las ardillas, presentes en el magnífico Torneo de Navidad de Peñafiel de Bodegas Vega Real

El baloncesto no paró para los equipos de la Escuela Lalo García Clínica Sur y de la Cantera Iveco durante las pasadas Navidades. Al Torneo de Peñafiel organizado por Bodegas Real, de hecho, asistieron los Cadetes de Carlos Raúl Martínez, los Alevines de Chema Medina y los Benjamines de María Pérez. Por si fuera poco, todos ellos cumplieron con los objetivos de divertirse junto a muchos más niños y niñas, generar un gran ambiente y disfrutar de un evento y una organización perfecta en beneficio del deporte y la alegría de los jugadores.

En primer lugar, El Iveco Cadete CBCV de Carlos Raúl Martínez, firmaron una victoria ante La Flecha y una derrota ante La Salle a pesar de las habituales bajas por lesiones y debido a las vacaciones navideñas. No obstante, las ardillas jugaron un buen baloncesto y cumplieron con los objetivos deportivos y, más importante aún, los extradeportivos dado el buen ambiente generado, el disfrute de la experiencia y la magnífica organización peñafielense que hizo las delicias de muchos niños y niñas.

Por su parte, el equipo Alevín de Chema Medina siguió los mismos pasos y en lo deportivo cayó ante La Cistérniga, uno de los equipos más fuertes de Valladolid, pero cosechó un triunfo ante La Flecha B. Más allá de lo visto sobre el parqué, el técnico carmesí también ha querido destacar la buena labor organizativa y lúdica de sus pupilos.

Y, como no podía ser de otra forma, María y sus pequeños Benjamines de la Escuela Lalo García Clínica Sur fueron los que más disfrutaron de la experiencia y sus primeros pasos con el deporte de la canasta. A pesar de que las ardillas formaban parte de dos equipos distintos y no jugaban juntos habitualmente, estas se entendieron muy bien y desplegaron un buen ritmo y juego durante sus partidos. Por encima del baloncesto, eso sí, todos regresaron con una gran alegría después de pasarlo en grande en Peñafiel y no perder el contacto con el deporte durante las pasadas Navidades, con lo que el balance de toda la expedición carmesí roza la matrícula de honor.

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail