El Carramimbre CBCV sufre, pero suma y sigue ante ZTE Real Canoe (89-84)

El Carramimbre CBCV sufrió hasta el último instante, pero suma y sigue ante un ZTE Real Canoe que no capituló hasta los últimos segundos. Los de Hugo López, en una nueva actuación coral con seis jugadores locales con más de diez créditos de valoración, llegaron a gozar de ventajas cercanas a los veinte puntos, pero tuvieron que esforzarse al máximo para dirimir un nuevo final de infarto. Al final, eso sí, la moneda volvió a salir cara y los vallisoletanos pusieron la sexta victoria consecutiva y decimosexta de un curso para la historia dorada de las ardillas.

  • Exhibición anotadora hasta el descanso

Tras dos compromisos a domicilio consecutivos, el Carramimbre CBCV regresaba a un Polideportivo Pisuerga donde se encontraba invicto con ocho victorias en ocho encuentros. Y desde un inicio dejando claro que querían la novena ante el ZTE Real Canoe. Cómodos, muy cómodos con el calor de su público, los carmesí comenzaron con un ritmo endiablado y gran acierto para asestar un parcial de 13-0 (15-3) que disipó las dudas sobre la posible distracción generada por la Copa Princesa. Nada más lejos de la realidad.

Las ardillas, aprovechando la falta de interiores puros de los visitantes, dominaron la pintura y gozaron de una máxima de 15 puntos en los primeros minutos de juego (20-05). Los madrileños, sin poderío en la zona, buscaron soluciones en el lanzamiento exterior y poco a poco fueron atinando para echar por tierra el buen inicio vallisoletano. De hecho, los de Miguel Ángel Aranzábal respondieron con un parcial de 4-14 que obligó a Hugo López a pedir un tiempo muerto para recobrar la disciplina (24-19). Pero fue en vano. La gran puesta en escena del Carramimbre se disipó y el periodo inaugural terminó con una renta corta teniendo en cuenta la diferencia que llegaron a disfrutar los locales (29-24).

Con semejante anotación para ambos equipos, el que fuese capaz de subir el nivel defensivo iba a tener muchos boletos para llevarse la contienda. Y fueron los pucelanos quienes dieron un paso adelante. Las malas sensaciones con las que terminó el primer periodo se esfumaron y las ardillas volvieron a presumir de puntería para distanciarse en el marcador (41-31). Sin la dependencia del máximo anotador de la liga, Frank Bartley, en el banquillo durante muchos minutos por problemas físicos, el CBC Valladolid volvió a sustentarse en el trabajo coral para cerrar con soltura la primera mitad.

Así, los pupilos de Hugo López, acertados adelante y con un punto de agresividad atrás mayor que el rival, volaron en el segundo periodo y doblaron esos diez puntos de renta hasta manejar ventajas cercanas a los veinte. El Carramimbre CBCV había recuperado su mejor versión y alcanzó el descanso dominando con autoridad (56-40).

  • Canoe exige al Carramimbre hasta el final

Los números, de hecho, hablaban por sí solos. En el conjunto de Hugo López habían anotado todos los jugadores salvo Guim Expósito y Dani Astilleros, más involucrados en el trabajo defensivo, y cuatro locales ya superaban los diez créditos de valoración (Kimbal Mackenzie, Toms Leimanis, Jubril Adekoya y Tom Granado). No era casualidad que dos interiores carmesí estuvieran destacando ante un ZTE Real Canoe con un importante déficit en la pintura tras la salida de Herve Kabasele esta misma semana (30-13 en rebotes).

Ante tal tesitura, Hugo López apostó por cargar la zona y confiar en sus torres, pero el cuadro amarillo regresó de vestuarios con una marcha en defensa. Los de Miguel Ángel Aranzábal respondieron subiendo la presión y cortando las líneas de pase, hecho que cortocircuitó temporalmente a un Carramimbre CBCV bloqueado en ataque. El parcial de salida, de hecho, fue de 2-9 y Hugo López no dudó en pedir una tregua a las primeras de cambio.

Con Kimbal Mackenzie sobre la cancha y firmando uno de sus mejores partidos como jugador del CBC, los locales recuperaron la frescura de ideas y una valiosa renta favorable (66-52). La tranquilidad, no obstante, duró poco en las filas vallisoletanos. ZTE Real Canoe no se fue del partidazo e hizo acopio de su gen competitivo para agarrarse y llevarse paulatinamente el partido a su terreno. Tal y como ocurrió en el primer periodo, un parcial de 4-14 dio alas a los visitantes (69-66), quienes, liderados por un colosal Chema Gil, pusieron el suspense a un partido que parecía resuelto por momentos. Un mate para la hemeroteca de Frank Bartley, eso sí, alivió la remontada visitante y cerró el tercer periodo (72-66).

A pesar de haber gozado de ventajas cercanas a los 20 puntos en varios momentos, el Carramimbre CBCV afrontaba los últimos diez minutos de partido ante un ZTE Real Canoe crecido y vivo que no paró de mejorar conforme avanzaba el encuentro. Los de Hugo López, con el público a su favor y el aval de haberse apuntado ya muchos finales apretados, se veían obligados a realizar un esfuerzo extra para llevarse el gato al agua. Pero, nuevamente, cumplieron con el guion y la moneda salió cara.

El enésimo canastón del visitante Chema Gil colocó a los madrileños a rebufo (78-72) con cuatro largos minutos restantes, pero Frank Bartley dio oxígeno al Carramimbre con cinco puntos consecutivos. La contienda se había convertido en un duelo de pistoleros en el que un error mínimo podía significar la derrota y fue Kristian Kullamae el encargado de asumir responsabilidades para los visitantes. Y no falló. Dos triplazos certeros del talentoso estonio encendieron las alarmas de Pisuerga y pusieron el partido en el alambre a falta de 45 segundos (85-82). Por enésima vez, no obstante, la fortuna se alió con unas ardillas que le dieron a los visitantes la oportunidad de empatar casi sobre la bocina, pero Olaf Schaftenaar erró el tiro y las ardillas sentenciaron desde la línea de personal. Al final, 89-84 reflejó el marcador vallisoletano y certificó el sexto triunfo consecutivo y decimosexto de una temporada que continúa escribiendo capítulos para la historia.

  • ruedaS de prensa POSPARTIDO:

  • Ficha técnica

Carramimbre CBCV (89): Toms Leimanis (9), Frank Bartley (10), Niksha Federico (6), Sergio de la Fuente (10), Seydou Aboubacar (10) -quinteto inicial-. También jugaron: Jubril Adekoya (9), Kimbal Mackenzie (14), Mike Torres (11), Dani Astilleros (0), Guim Expósito (2) y Tom Granado (8).

ZTE Real Canoe (84): Alberto Martín (17), Kristian Kullamae (19), Olle Lundqvist (8), Ánder Martínez (10), Olaf Schaftenaar (14) -quinteto inicial-. También jugaron: Facundo Corvalán (3), Álvaro Lobo (0), Chema Gil (11), Juan José Jiménez (-), Guillermo Ruiz (2) y Tyler Seibring (-).

Árbitros: Albacete Chamón, López Lecuona y Piñeiro Amondaray. Eliminado Chema Gil con cinco faltas personales.

Parciales: 29-24, 27-16 (56-40 al descanso), 16-26 y 17-18 (89-84 final).

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail