Todo a una carta

CBT defiende su aro para rebotear y salir al contraataque
CBT defiende su aro para rebotear y atacar con velocidad

El Brico Depôt CB Ciudad de Valladolid se jugará la permanencia en la última jornada tras caer hoy con claridad en Tarragona por treinta tantos. Los pucelanos necesitan ganar y que pierdan Cambados y Olivar para que se produzca un triple empate que les saque del descenso. Una victoria de aragoneses o gallegos provocaría la pérdida de categoría del CBCV aunque se ganara en Getafe.

Rowell supera a Salvo para lanzar ante la canasta del CBT (Foto: CBT)
Rowell supera a Salvo para lanzar ante la canasta del CBT (Foto: CBT)

Tras la puesta en escena en tierras catalanas, la suerte está echada para el Brico Depôt que no depende de sí mismo para lograr la permanencia en LEB Plata. Pero lo cierto es que a pesar de la racha negativa de ocho derrotas consecutivas y de la imagen que hoy ha transmitido el equipo, las posibilidades de quedarse en la categoría siguen siendo reales. Al cuadro pucelano le queda esta semana para trabajar en esa línea y acabar la campaña sin tirar la toalla.

Pero, y sobre el choque de hoy, la exhibición negativa en la pista del CBT no se corresponde con lo que había en juego. Se antoja poco comprensible la falta de solidez del Brico Depôt con horribles porcentajes de tiro de campo y libres y superado en el rebote y más después de las oportunidades de permanencia de las que está disponiendo a pesar de sus errores. Es obvio que el equipo no está respondiendo y que los jugadores salen a la pista sin concentración, agarrotados y dando una sensación impropia de lo que se están jugando.

Hoy el desplome ha sido desde el primer minuto. No es normal dejarse llevar hasta que pase lo inevitable. Jugar sin orgullo no es propio de un conjunto que representa a un club que entre sus valores tiene la cultura del esfuerzo como estandarte. En esa maléfica salida, el 10-0 de parcial encajado no se explica. El encuentro quedó finiquitado en menos de dos minutos. A partir de ahí los castellanos no hicieron otra cosa que resignarse a su sentencia, pataleando por no caer caer acompañados de una hemorragia excesiva.

Davichu defendido por un jugador del CBT
Davichu defendido por un jugador del CBT

Y eso que en el segundo periodo después de encajar un 26-7, parecía que la exhibición negativa había escocido a los vallisoletanos. De hecho salieron a la pista con una actitud diferente, como tocados en su orgullo. Su concentración se tradujo en réditos, parcial de 2-11 con cinco puntos de Pablo Pérez y dos triples de Tury Fernández para un 30-18. Mucho más acertado en ataque sobre todo desde el triple, un par de minutos con mejor disposición defensiva y forzando errores al rival, el partido podía haber sido otro. Así, los pucelanos mantuvieron la renta en contra hasta el 35-21 a 3:51. Pero como la alegría en casa del pobre dura poco, vuelta a las andadas con un par de errores que provocaron canastas fáciles del Tarragona para después entrar al intercambio de canastas.

CBT había recuperado la iniciativa, se trabajó tiros cómodos y las carencias del CBCV vieron nuevamente la luz, con lo que los catalanes se apuntaron el cuarto y volvieron a tener una cómoda renta en el intermedio, 45-24.

En el tercer periodo Brico Depôt liderado por Astilleros y David Ortega puso algo de pundonor y ganas hasta el 50-30. Pero superado en el juego interior, Outherbridge se lucía en alley-oop, y con Gallardo desde el triple, CBT se bastó para enviar a los pucelanos de nuevo a la lona. Una antideportiva de Miguel González hundió a las ardillas definitivamente a pesar del tiempo muerto de Iñaki, 59-33 a 5:22. El acto acabaría ya sin historia 66-40.

Iñaki Martín da instrucciones a los jugadores en un tiempo muerto ante CBT
Iñaki Martín da instrucciones a los jugadores en un tiempo muerto ante CBT

En el último cuarto el CBCV siguió con su endeblez impropia de un equipo que se está jugando la permanencia. Fuera del partido, los vallisoletanos presa de su frustración fallaban ya incluso la mayor parte de los tiros libres y no eran capaces de hilvanar sistemas de manera coherente.

Tarragona jugaba para la galería y se permitía anotar y robar en saque de fondo para volver a castigar a los carmesí en escasos segundos. Tortura innecesaria. Cuanto antes se acabara el sufrimiento mucho mejor. Los locales llegaron a los 30 de diferencia y en el correcalles final mantuvieron la distancia, 87-57.

Al CBCV aún le quedará una bala en Getafe, pero sin depender sólo de lo que ellos hagan, sino de la necesaria derrota de terceros.

Pabellón El Serrallo (Tarragona), una media entrada, 900 espectadores.

Estadística partido

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail