Sergio de la Fuente: “Estuve a punto de dejar el baloncesto”

Hijo de Félix de la Fuente, uno de los baluartes del básket nacional en la década de los 80, y hermano de Alejandra de la Fuente, jugadora del Ponce e internacional en las categorías inferiores de la selección nacional. La sangre del baloncesto le corre por sus venas. Actual capitán del CBC Valladolid, Sergio de la Fuente, es un tipo humilde que sueña con volver a la ACB, categoría en la que debutó con 18 años, pero que prioriza el pasárselo bien y estar con sus seres queridos. Por ello, ha rechazado en numerosas ocasiones ofertas para irse a jugar al baloncesto al extranjero. Como todos los jóvenes, ha pasado por momentos duros. En los peores, llegó incluso a plantearse dejar el deporte de su vida, sin embargo, tras recuperar la ilusión por el juego, se encuentra en uno de los mejores estados de forma de su carrera. Sergio está demostrando ser uno de los mejores jugadores de la LEB Plata. Pero no solo eso, también destaca en otras disciplinas como el 1×1 o el 3×3, categorías en las que acumula varios trofeos. Con ustedes, el todoterreno Sergio de la Fuente:

P (Pregunta): ¿A qué edad llegaste a Valladolid?

R (Respuesta): A los cinco o seis años, después de que mi padre se retirase.

P: ¿Después de tantos años te sientes vallisoletano?

R: Sí, después de vivir tantos años aquí, tienes toda tu vida, tu familia, amigos, etc. y por supuesto que te sientes un vallisoletano más.

P: ¿Cómo fueron tus primeros años de formación en el mundo del baloncesto?

R: Jugué en el colegio; aunque en mi época no me dejaban jugar en la liga escolar y también jugaba en un equipo mixto con mi hermana.

P: ¿Compaginaste el baloncesto con otro deporte o desde pequeño tuviste claro que es lo que querías?

R: En realidad no era a lo que me quería dedicar, simplemente era lo que me gustaba, además tenía a mi padre,y era lo que había visto desde pequeñito. De hecho, en el colegio me metí en un equipo mixto para poder jugar porque no había ningún chico que se quisiese apuntar al baloncesto. Después ya encontré un par de amigos que se empezaron a animar y comenzamos a jugar juntos.

Sergio 1

P: Avanzamos un poco más en tu carrera para llegar hasta el día de tu debut en ACB, en la temporada 07-08. ¿Cómo recuerdas el partido ante Badalona?

R: El partido fue extraño. Yo había hecho una buena pretemporada y en el primer partido, ante un grande, no jugué. En ese partido ante Badalona íbamos perdiendo de 20 en un mal inicio de partido y salí en el tercer cuarto. Siempre es inolvidable, metí una canasta y siempre será algo que recuerde.

P: ¿Se te dio mejor el siguiente ante el Menorca?

R: Sí, en ese partido salí de titular y realicé un gran encuentro. La verdad es que no recuerdo los números que hice, pero jugué bien y muy conbtento.

P: ¿Qué te digo Javier Imbroda en esos primeros pasos?

R: La verdad es que no tengo nada que reprocharle. Yo era un chico joven que solo pensaba en jugar y jugar y el, a a pesar de que tenía dos aleros por delante de mí, él se la jugó y me sacó muchos partidos en casa de titular.

P: ¿Cómo afecto el descenso al vestuario ese año?

R: La verdad es que fue un palo muy grande. En la primera vuelta jugamos muy bien, ganamos muchos, pero cuando fuimos a jugar a Girona una plaza para la Copa del Rey, perdimos, después ganamos un partido en casa y no volvimos a vencer hasta la penúltima jornada ante el León. De esta forma llegamos a Murcia en un partido en el que si vencíamos nos salvábamos pero el ambiente era muy malo, jugamos fatal y aunque ellos no se jugaban nada la mecánica era muy negativa y no pudimos hacer nada.

“En Murcia la dinámica era muy negativa, jugamos fatal y en un partido en el que nos jugábamos todo acabamos perdiendo de forma clara”

P: Ese verano tuviste un quinto puesto con la U’18 en el Europeo y además has cosechado éxitos con los sub 20 en el 2008 y 2009. ¿Qué recuerdos guardas de esos campeonatos?

R: El primer Europeo fue muy bonito, además lo disputamos en Madrid, justo antes de los mayores y se televisó por la Sexta. Fue el del famoso robo ante Serbia y Lituania, ya que solo perdimos un encuentro en toda la competición y aun así quedamos quintos. Teníamos equipo para optar por el oro o al menos por medalla pero no pudo ser. Al año siguiente con la sub 20 logramos el bronce y un año más tarde otro bronce, dos buenos resultados.

P: Compartiste grupo con Aguilar, Rubio o Rabaseda, entre otros, ¿ya te impresionaron por aquel entonces?

R: Ya son edades en las que se sabe que nivel van a tener. También había otros como Pera Tomás y ya se veía que iban a ser jugadores muy buenos.

P: Continuaste en el club en LEB Oro y a tus 19 años ayudaste a conseguir el ascenso a ACB de la mano de Porfi. ¿Fue uno de tus mejores años?

R: No, ese año lo pasé bastante mal anímicamente. Tuve rifirrafes con Porfi, a pesar de que jugaba y lo hacía bien. Por suerte, cuando volvimos a coincidir lo hablamos y se solucionó todo. Sin embargo, aquel año decidí salir porque no aguantaba más, la relación con Porfi no era nada buena y estuve a punto de dejar el baloncesto.

“El año de ascenso a ACB lo pasé mal, mi relación con Porfi no era buena y me tuve que ir, el ambiente era insostenible”

P: En Breogán compartiste vestuario con Corbacho, Xavier o Gomes. ¿Cómo recuerdas aquella temporada?

R: Bueno, la verdad es que era un bloque hecho a base de talonario y cada uno iba a lo suyo. Eso se notaba en el juego, fue un año de transición. En casa jugábamos muy bien y fuera no eramos capaces de hacer nada y así fue el playoff. Fuimos a Menorca, perdimos los dos partidos y quedamos eliminados.

P: Después de ese año, vuelves a tu casa, al País Vasco, para jugar en el Sammic, ¿cómo fue ese año?
R: En esa pretemporada la realicé en San Sebastián, pero por unas cosas o por otras no se cerró el acuerdo, me tocó volver a casa y entrenar a solas hasta que en diciembre me llamó Sammic. También fue un año difícil porque era de nuevo un año de transición. Los años que he jugado fuera de Valladolid no he tenido suerte porque había entrenadores de transición, equipos de transición y por ello me siento orgulloso de haber vuelto a Valladolid.

Sergio 2

P: ¿A nivel individual notaste el cambio de categoría al bajar a competir en LEB Plata ese año, tras haber jugado siempre en LEB Oro o ACB?

R: Si y no. En LEB Oro al final el nivel no es muy diferente, aunque es cierto que hay jugadores con más calidad, que saben lo que tienen que hacer en todo momento y no es una liga tan sucia. En LEB Plata hay muchos golpes, es una liga difícil para jugar y más aun para ser referencia.

P: Después de Sammic regresas a Valladolid para jugar en el UVa por tres temporadas y ser máximo anotador y mejor reboteador de la categoría durante ese tiempo. ¿Encontraste la estabilidad definitiva?

R: Sí, sobre todo porque el año que logramos el ascenso a LEB Plata es el mejor año de mi carrera, del que mejor recuerdo guardo. Conseguir el ascenso de EBA a Plata, con gente de Valladolid y sin cobrar es algo que no creo que se vuelva a repetir. EL grupo y la manera en que jugamos fue increíble y guardo muy buenos recuerdos. Gracias a ese equipo recuperé la ilusión por el baloncesto y volví a pasármelo bien.

P: ¿Recibiste durante esa época ofertas de ligas superiores?

R: No de ligas superiores, pero sí del extranjero, pero nunca me convencieron. Me lo estaba pasando bien aquí jugando al baloncesto y no quería cambiar eso por nada.

P: Hablabas del grupo, ¿qué sientes al seguir compartiendo vestuario con Jota o Pablo Esteban?

R: Siempre es un orgullo, incluso jugadores como Axel o Encinas también podrían estar en este equipo. A pesar de ello es un orgullo, que jugadores de aquel equipo estemos aquí, creo que es un premio al trabajo que hicimos.

3

P: ¿Cómo se dio el cambio del Universitario a jugar de nuevo en el primer equipo de la ciudad?

R: Porfi me ofreció volver y no dudé en ningún momento. Tenía muchísimas ganas. Además, tuve suerte porque los pívots eramos Sonseca, Albert Moncasi, Javier Lucas y yo. Moncasi se lesiona y a Sonseca no le puede llegar el tránsfer por lo que me quedé de pivot titular y jugando 25-30 minutos por partido. Estuve muy cómodo. Para mí fue un años estupendo.

P: ¿Crees que con números cómo los de aquel año aún te queda una oportunidad para jugar en ACB?

R: Ese es mi deseo, para ello estoy trabajando. Si alguien me la da pues bienvenido sea, pero tampoco me obsesiono con ello. Quiero ayudar al Valladolid y luego veremos en verano las ofertas que llegan y espero que alguna de ellas sea irrechazable y me tenga que ir.

P: El año pasado, sin embargo, se funda un nuevo club nuevo tras una etapa de incertidumbre en verano. ¿Que recuerdos guardas de ello?

R: Muy malos, porque yo estaba fuera con la selección española de 3×3 en Bakú y el club antiguo me prometía que el no iban a desaparecer pero bueno, gracias a Casado y Hansen se crea este nuevo proyecto y elegí jugar aquí. Me vino también una oferta de Uruguay, pero decidí apostar por esto y quedarme en casa.

P: ¿Qué cosas crees que se han mejorado en este proyecto con respecto al año pasado?

R: Aún se han de mejorar muchas cosas. Hasta que no pasen 5 o 6 años, al final un club es como una casa, no se puede construir de la noche a la mañana. Pero bueno, el año pasado entrenábamos en el frontón, este año ya lo hacemos en la central; el año pasado no teníamos botiquín ni médicos, este año estamos empezando a contar con ello y así vamos mejorando poco a poco.

P: Cambiando de tercio, ¿qué tal tu experiencia en Alcatraz jugando 1×1?

R: Eso fue la temporada justo antes del ascenso, yo me había roto la rodilla el año anterior y en esa temporada decido no operarme y en verano intenté pasármelo bien, sin nada profesional. Salió esto de Red Bull, que me lo dijo un amigo, gané, después fui a Córdoba al campeonato nacional, gané de nuevo y me llegó la oportunidad. Viajé a Alactraz y a conocer San Francisco que me parece una ciudad muy bonita y bueno, fui poco a poco hasta que llegué a la final totalmente exhausto y no tuve ninguna opción. He ido tres años más como invitado a competir pero ninguna experiencia comparable con la de la primera vez.

“San Francisco es una ciudad que me gustó mucho, en la cárcel de Alcatraz fui pasando rondas poco a poco hasta que llegué exhausto a la final y no pude hacer nada”

P: Hablando del 1×1, ¿cómo estás más cómodo, jugando con hombre más pequeños y habilidosos o contra gente grande y fuerte?

R: A mi me gusta jugar. Me da igual. Muchas veces me dicen que antes jugaba de tres y ahora de cuatro y que dónde me gusta más. Me es indiferente, con tal de jugar me lo paso bien. En este caso a los pequeños los puedes meter adentro, a los grandes los sacas a fuera y les penetras.

P: ¿Si tuvieras que elegir que preferirías: 1×1; 3×3 o 5×5?

R: El 5×5, es el baloncesto de toda la vida, Sin embargo, me ha salido lo del 3×3, en el que he ido con la selección nacional y está cogiendo mucha fuerza. Se está hablando de que puede ser olímpico para las próximas olimpiadas y para mí sería un sueño. Poder meterme en una villa olímpica con la camiseta de España sería increíble.

P: Hablando ahora un poco de tu familia, ¿qué se siente cuando vienes de una familia con tanta tradición baloncestística?

R: Es un orgullo. Que mi padre se haya dedicado al baloncesto provoca que en muchos campos a los que voy la gente se acuerde y te trate con cariño y siempre es de agradecer. Luego, de mi hermana no puedo decir nada. Es mi mejor amiga y siempre hablamos después de cada partido que jugamos para contarnos las sensaciones y qué tal hemos estado. Es un apoyo moral muy grande.

“Mi hermana es mi mejor amiga, un apoyo moral enorme, siempre hablamos después de que alguno de los dos haya jugado para contarnos nuestras sensaciones”

P: Cuando los dos erais pequeños, ¿quién apuntaba mejores maneras?

R: (Risas) Ella, siempre ha sido más grande, destacaba sobre todo el mundo. Yo tardé un poco en despuntar, hasta la sub 18 no fui a la selección española y ella ha ido en todas las categorías inferiores. Para mi siempre era un orgullo que ella estuviese en la selección

PREGUNTAS DE LA AFICIÓN

P: ¿Quién fue tu referente en tus inicios?

R: Quizá no referente, pero sí el jugador que más me gustaba, a pesar de que la NBA no se veía tanto como ahora, era Michael Jordan. Era un placer verlo jugar, correr, etc. Pura elegancia.

P: ¿Qué entrenador te ha marcado más a lo largo de tu carrera?

R: He tenido dos a los que siempre estaré agradecido. Uno es Ángel Sierra, que estuve con el año y medio en el junior; y el segundo es Rodrigo Cano que me devolvió la ilusión por volver a jugar en el UVa.

P: ¿Qué se siente al ser el capitán de un vestuario en el que coinciden jugadores con experiencia como ‘Davichu’ con otros que tan jóvenes como Miguel o Alberto García?

R: El año pasado me pilló por sorpresa, además me lesioné y no hice el papel que me hubiese gustado. Este año, con más experiencia les voy llevando bien, les digo alguna cosa y creo que es un grupo muy fácil, no tenemos nunca ningún problema.

P: ¿Es tan bueno el ambiente cómo se percibe desde fuera?

R: Sí, nos llevamos todos bien, hacemos alguna cena y salimos todos juntos de vez en cuando y el ambiente es espectacular. Siempre hay algún encontronazo durante los partidos, por alguna jugada o algo, pero es lo normal.

Sergio

UNO CONTRA UNO

Una profesión: Algo relacionado con el mundo del deporte.

Una virtud: Gracioso (Davichu lo escucha y se ríe).

Cualidad a mejorar: Soy demasiado vacilón y a veces mis compañeros se mosquean conmigo.

Una comida: (Risas) El lechazo, me quedaré con eso.

Una canción o artista: “He vuelto”, de El Barrio.

Una película: The Equalizer.

Un hobby: El baloncesto, los coches, los deportes en general, tengo mucho.

Una ciudad: San Sebastián

Un lugar de Valladolid: (Le pregunta a varios compañeros) La plaza Mayor

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Entrevista a Graham-Bell: “Veo al equipo en la parte alta de la liga”

Entrevista a David Ortega: “Volver a jugar en casa es una alegría”

Entrevista a Pablo Esteban: “El equipo todavía puede dar mucho más”

Entrevista a Daniel Astilleros: “En mi etapa de LEB Oro llegué a defender a Pete Mickeal”

Entrevista a Javier Juan Lobato: “No sé donde estaremos a final de temporada, pero sé cual es el camino”

Entrevista a Antonio Izquierdo: “Solo pienso en recuperarme para volver más fuerte”

Entrevista a Wade-Chatman: “El apoyo de los fans es lo más positivo que me he encontrado aquí”

Entrevista a Miguel González: “Representar a tu país jugando al baloncesto es una experiencia única”

Entrevista a Gullit Mukendi: “Puedo aportar defensa, intensidad y esfuerzo”

Entrevista a Agustín Morales: “No conozco otra cosa que no sea trabajar”

Entrevista a Alberto García: “Debutar aquí fue un sueño”

Entrevista a Boubacar Sidibe: “Aquí el baloncesto tiene más nivel”

Entrevista a Sergio De la Fuente: “Estuve a punto de dejar el baloncesto”

 

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail