Melilla baja de las nubes al Carramimbre

Los locales, claros candidatos al ascenso a la ACB, doblegaron (79-62) a un peleón Carramimbre CBC Valladolid gracias a sus 11 triples y a su poderío físico. Los de Paco García se van frustrados de Melilla y con la sensación de que queda mucho trabajo por hacer esta temporada. Jito Kok, con 12 puntos y 10 rebotes, la mejor ardilla.

Le tocó madrugar al Carramimbre CBC Valladolid para disputar su partido este domingo en Melilla y no le sentó bien el desplazamiento en avión al conjunto carmesí. Desde el primer cuarto se hicieron patentes las diferencias de nivel que existen entre los dos conjuntos y el Melilla Baloncesto castigó duramente los fallos del club vallisoletano confirmando su candidatura al ascenso y manteniendo a raya las ilusiones del Carramimbre. Jito Kok, con 12 puntos y 10 rebotes, ha sido el jugador más destacado en las filas de Paco García. Un rápido parcial con Dani Rodríguez al mando de las operaciones y unos incisivos Juan Rubio y Mamadou Samb dio a las ardillas el primer aviso (8-2, min.4). A pesar de la igualdad en la clasificación (4º y 5º se enfrentaban en el Javier Imbroda) las diferencias en el parqué fueron notables. La calidad de la plantilla de Alejandro Alcoba, un conjunto construido por y para ascender, fue demasiado para un Carramimbre CBC Valladolid recién ascendido que jugó al despiste con su quinteto titular.

Jito Kok tuvo un partido muy exigente / Nuria Roja

Paco García dio entrada a Cristian Uta y Óscar Alvarado para compensar las rotaciones con Wade-Chatman y Jito Kok y tratar de sorprender, pero a razón de lo visto en el primer cuarto la apuesta no fue ganadora. El acierto desde el triple de la batería de exteriores del Melilla Baloncesto fue demasiado para unas dóciles ardillas que no pudieron desplegar en ningún momento el juego alegre y vistoso de las primeras jornadas. La tercera mejor defensa de la LEB Oro dejó al CBC Valladolid en 23 puntos al descanso y aprovechó su fluidez para transformar sus 12 asistencias en 6 triples y 39 puntos al tiempo de asueto en el Javier Imbroda de la Ciudad Autónoma. Los ocho balones perdidos y el 37% de acierto en tiros de campo ante un Melilla más intenso y superior físicamente dejó el partido prácticamente visto para sentencia en la primera parte (+16, 39-23). Kapelan, con 11 puntos, se erigía como la mayor amenaza local mientras Fran Guerra percutía una y otra vez el juego interior carmesí. El pívot canario terminaría con 16 puntos, 10 rebotes y 26 de valoración.

Conato de remontada y diferencias reveladoras

No había motivos para la bronca de Paco García en vestuarios. El equipo no había tenido opciones de competir ante un rival muy superior. Si la charla había sido alentadora, no lo fue el inicio del tercer cuarto. Parcial de 6-0 con sendos triples de Kapelan y un Samb estelar en este periodo y máximas diferencias para los azulones que llegaron a mandar por veinticuatro puntos durante algunos tramos del partido. El carácter de Óscar Alvarado y Sergio De la Fuente y la calidad individual de Chatman y Gantt permitieron ir reduciendo, poco a poco, diferencias pero siempre superiores a los diez puntos. Fue la relajación y las perdidas de Melilla lo que dio vida al Carramimbre que, a pesar de sus rápidas transiciones en busca de canastas sencillas, perdió el parcial (56-41, min.30). Por momentos parecía que el equipo daba un paso adelante en defensa pero la producción ofensiva era escasa para aspirar a meter miedo a un equipo que se mostró sólido los cuarenta minutos.

Pablo Almazán no sumó puntos pero si dirección y criterio / Nuria Rioja

Tiempo muerto, parcial de 0-12…y de nuevo ahogados

Álex Reyes con cuatro puntos consecutivos trató de dar emoción a un choque decidido pero Fran Guerra y Duran cortaron cualquier reacción pucelana. A falta de 6:25 y con una defensa en zona que no frenaba la voracidad anotadora del Melilla Baloncesto, Paco García solicitó un tiempo muerto fundamental para ordenar las ideas del Carramimbre CBC Valladolid. Con dos bases y Greg Gantt como ejecutor, las ardillas endosaron un parcial de 0-12 que obligó al técnico local, Alejandro Alcoba, a pedir un respiro para evitar pájaras en sus pupilos (69-56, min.36). A partir de ese momento las imprecisiones se sucedieron en ambos equipos que daban por bueno el resultado final: 79-62 favorable a un Melilla que, junto a la derrota de Breogan en Huesca, sueña todavía con la Copa Princesa.

Mientras, el Carramimbre CBC Valladolid debe olvidar cuanto antes este partido que ha bajado de las nubes a los de Paco García tras sumar siete victorias en once partidos. Perder de forma tan clara ante un aspirante al ascenso como el Melilla refleja el margen de mejora que todavía le queda por recorrer al club y da mucho más valor, si cabe, a los triunfos conseguidos hasta ahora para un equipo que debuta en la exigente LEB Oro. El domingo, ante un Tau Castello séptimo, nueva oportunidad de seguir sumando para lograr la permanencia.

ficha técnica:

Club Melilla Baloncesto (79): Dani Rodríguez (4), Duran (14), Juan Rubio (5), Samb (12) y Fall (3) (quinteto titular). También jugaron Kapelan (16), Djuran (3), Pablo Almazán (2), Javi Lucas (4) y Fran Guerra (16)
Carramimbre CBC Valladolid (62): Óscar Alvarado (2), Greg Gantt (12), Rowell Graham-Bell (2), Sergio de la Fuente (13) y Cristian Uta (0) (quinteto titular). También jugaron: Daniel Astilleros (2), Álex Reyes (4), Max Hopfgartner (4), Jito Kok (12) y Wade-Chatman (11)

Parciales: 17-10, 22-13 (39-23 al descanso), 17-18 y 23-21 (79-62 Final)
Árbitros: Morales Ruiz, German Francisco – Patricio Lopez, Salvador

  • Rueda de prensa íntegra de Paco García:

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail