Las ardillas caen en Alicante y se encomiendan a las dos últimas jornadas

Iñaki Martín dando las últimas instrucciones antes de iniciarse el partido en Alicante
Iñaki Martín dando las últimas instrucciones antes de iniciarse el partido en Alicante

El Brico Depôt no tuvo opciones en el Pedro Ferrándiz y fue superado en la zona, dirección y el perímetro desde el comienzo por un Fundación Lucentum muy intenso que se llevó el partido en modo exhibición, 93-69. Los vallisoletanos siguen fuera de la zona de descenso merced al triple empate con Olivar y Cambados y se jugarán la permanencia en las dos últimas jornadas donde visitarán Tarragona y al descendido Getafe. Ortega con 21 puntos flotó en medio del naufragio colectivo, en un día que pesó el desgaste de haber tenido dos encuentros con desplazamientos muy largos en el corto espacio de cuatro días.

Comenzó el choque con ligero dominio local, pero de la mano de Tury Fernández, el cuadro carmesí comandaba por 7-8. En ese momento llegó la reacción del Lucentum ya que Brico Depôt cambió su defensa y el cuadro levantino lo aprovechó para endosarle un parcial de 8-0 con dos triples librados de Aramburu y Byrd y ejerciendo dominio del rebote. Así que Alicante se fue 15-10 e Iñaki tuvo que intentar parar el desconcierto con un tiempo muerto.

El Brico Depôt CB Ciudad de Valladolid defiende el ataque lucentino
El Brico Depôt CB Ciudad de Valladolid defiende el ataque lucentino

El técnico donostiarra movió el banquillo y metió a pista a Pablo Pérez y Astilleros buscando mayor consistencia en el ataque y fortaleza defensiva, pero no se consiguió. Alicante siguió aumentando la diferencia encajando a Brico Depôt un parcial total de 21-4. El acierto levantino en el tiro, especialmente desde el triple, no se correspondió con la puntería de los pucelanos desarbolados por la defensa del anfitrión. Un tiro de Hernández desde su cancha entró y fue la guinda que hizo a Alicante doblar en el marcador a las ardillas, 28-14.

En el segundo cuarto un peleón Astilleros, empezó anotando de 3, 28-17, y el Brico Depôt parecía más metido. Con un tiempo muerto, Miguel Ángel Zapata, técnico lucentino intentó rearmar sus filas. El Brico Depôt se mantenía en partido, 33-21, tras contrataque de Izquierdo que pilló desprevenido en el balance a los locales.

Pero el conjunto pucelano arrastraba problemas en la dirección de juego y ante la ineficacia de Pérez y Gillespie, Iñaki optó por devolver a la cancha a Tury Fernández, que aunque se mostró algo impreciso, devolvía la confianza con un triple y rebajaba nuevamente distancia, 37-24 min. 14.

Davichu Ortega, el mejor jugador del CBCV en Alicante, estira con la ayuda de Teo el delegado, antes de iniciarse el choque
Davichu Ortega, el mejor jugador del CBCV en Alicante, estira con la ayuda de Teo el delegado, antes de iniciarse el choque

Alicante jugando en equipo no cometía errores no forzados y se aprovechaba de las pérdidas vallisoletanas, con el base Adrián Fuentes dominando el partido, para correr cada vez que podía cambiando su estilo habitual de baloncesto más pausado. De esa forma con el control del ritmo de partido se fueron de 21, 49-28, a 1:22 para el descanso. Nuevo tiempo muerto de un desesperado Iñaki que no daba con la tecla ya que su equipo no carburaba. Cinco puntos seguidos de Miguel González maquillaban la desventaja al descanso, 49-33, y hacían concebir alguna esperanza.

El tercer cuarto el Brico Depôt lo inició metido, parcial de 0-5 con canastas de Javi González y triple de Ortega. Pero fue un espejismo, ya que rápido se rehízo el conjunto alicantino que a base de triples y Kody en el poste bajo volvió a marcharse obligando al tiempo muerto de Iñaki, 59-41 a 5:40 para finalizar el acto. No cambiaron las cosas, Lucentum con muchísima confianza se encomendó a una racha de Adrian Bowie para poner más tierra de por medio y llegar al final del cuarto con los deberes hechos, 75-47.

El inicio del último cuarto tuvo a Graham-Bell de protagonista con su energía habitual. Mate y 2+1 en la siguiente jugada con error en el tiro libre, pero fue un nuevo oasis en el desierto. Al poco Lucentum había agrandado la herida 84-54, +30, con seis minutos para la conclusión. Al menos las ardillas intentaron tirar de amor propio y adelante entre Tury y especialmente Ortega, se redujo nuevamente la distancia, ya que Alicante jugaba de cara a la galería. Final sin historia en el que jugaron todos, ya que Arranz también había salido a pista. Los carmesí que se apuntaron el parcial del cuarto, 18-22, pero sumaron una amplia derrota por 93-69.

Pabellón Pedro Ferrándiz, unos 1.000 espectadores en partido correspondiente a la 24ª jornada de la fase regular LEB Plata. Se celebró jornada contra el racismo.

Estadística partido

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail