Las ardillas acarician la proeza en Azpeitia

Shota trata de parar a un rival del ISB, bajo la canasta de CBCV
Shota trata de parar a un rival del ISB, bajo la canasta de CBCV

El CB Ciudad de Valladolid soñó con una importante victoria durante muchos minutos en la pista de Sammic ISB, pero cayó por 83-80 en un final apretado en el que no estuvo concentrado y le pudo la presión. Buen debut  de Javier González que se complementó muy bien con Rowell, el más destacado hoy, y Shota. Muy positiva labor de las ardillas a pesar de la derrota, que van encontrando el camino para sumar triunfos lejos de Pisuerga.

El primer cuarto comenzó con un CB Ciudad de Valladolid poco asentado en la pista, al que le costaba anotar, cediendo las primeras ventajas a su rival 10-4 min.4. Sin Semple, los vascos cedían el protagonismo interior al croata Marcius, que esta primera parte fue la referencia de los suyos y acabó con 15 puntos. Pero el partido cambió en los siguientes minutos. Los visitantes llegaron a ponerse 12-10 gracias a un Pablo Pérez inspirado, que supo leer bien la defensa rival y atacarla con sus penetraciones.

Sin embargo, los castellanos no pudieron alargar su buena racha, se les volvió a atragantar la zona del Sammic y dos buenos ataques guipuzcoanos evitaron que progresara en su juego. Los locales mantuvieron los seis de renta, 16-10.

En el segundo cuarto los ataques se impusieron al trabajo atrás. Más asentado el conjunto de Iñaki Martín saltó a la pista metido totalmente en el partido. Así, tras encajar un tiro libre, el triple de Gillespie y cuatro puntos seguidos de Javi González, que ya había debutado con la camiseta blanca en el primer cuarto, firmaron un 0-7 de parcial y obligaron al tiempo muerto de ISB.

Después los pucelanos lanzados, lograron estrenarse desde el triple y tomar ventaja 21-25, con dos seguidos de

Astilleros defiende a Oroz ante la mirada de Shota
Astilleros defiende a Oroz ante la mirada de Shota

Astilleros y Tury. Fernández siguió con su buena racha desde los 6.75 y tras su tercer enceste el CBCV se disparó de cinco, 26-31 min. 14. Pero no se refrendó este acierto en defensa y los locales encajaron un parcial de 6-0. Se pasó entonces a un 34-33 que obligó al tiempo de muerto de Iñaki Martín. Se mantuvo la igualdad de ahí a la conclusión del periodo y a Marcius le respondió Gelazonia para permitir a los locales sólo una mínima ventaja, 36-35.

En el inicio del tercer cuarto Iñaki colocó a los dos grandes en pista, González y Gelazonia. El nuevo jugador carmesí respondió bien en su debut y aportó 13 puntos. Una canasta de Jota adelantó a los vallisoletanos nuevamente, 42-43. Entonces el entrenador local Iker Bueno echó mano de su MVP, Jordan Semple, inédito en la primera parte, e Iñaki le respondió devolviendo a pista a Graham-Bell para igualar la partida en lo físico.

En un inicio Rowell sometió al ala-pívot franco-americano y le plantó dos soberanos mates uno de ellos en alley-oop. El soberbio trabajo del cuatro británico hizo que el BricoDepot CB Ciudad de Valladolid disfrutara de sus mejores minutos. Con Pablo Pérez y Javi González completando la labor de Graham y una buena actitud en defensa las ardillas parecían imparables y dominaron el cuarto  56-66 con un parcial de 20-31.

Un inmenso Graham-Bell machaca con contundencia el aro de Iraurgi
Un inmenso Graham-Bell machaca con contundencia el aro de Iraurgi

Nada más empezar la parte decisiva el CBCV seguía por el buen camino y lograba 14 puntos de renta en pleno festival Graham-Bell, 56-70, la máxima de la cita. Con el control del ritmo de juego y dominando ambas canastas la victoria parecía poder hacerse realidad en una pista ciertamente complicada. Pero estaba claro que Sammic no se iba a entregar y así los vascos se agarraron al partido a base de garra y fe.

Maiza se echó a su equipo a la espalda y anotó de tres para recuperar la confianza en la victoria. Marcius regresó a pista y con Semple mucho más entonado ISB redujo la diferencia a siete, 71-78, con cuatro minutos por jugarse provocando el tiempo muerto carmesí. Pero no sirvió de mucho, el CBCV no afrontó la parte decisiva del encuentro como era debido, desconcentrado sin un motivo claro, le pudo la presión. Cedió la iniciativa a un crecido Sammic ISB que se lo creyó y volvió a pensar en poder ganar un choque que tenía perdido.

En esa dinámica extraña y a 23 segundos para el final, Iraurgi se puso por delante con un tiro libre de Oroz, 81-80. Después, en una emocionante resolución, el carrusel de errores pucelanos hizo dar al traste con el sensacional trabajo de los 25 minutos anteriores. Desde el tiro libre sentenció Rubén Gutiérrez el 83-80 definitivo para ISB.

Estadística partido

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail