La primera en Pisuerga tendrá que esperar

Los hombres de Paco García cedieron en su debut en Pisuerga ante el empuje de un Sammic Iraurgi liderado por un excelso Jon De Ciman (19pt, 5/7 en triples). La baja de Óscar Alvarado, convaleciente de un traumatismo en su muñeca, y la falta de acierto desde el tiro libre (8/20) y el triple (2/11) terminaron por decantar la balanza a favor de los vascos. La próxima oportunidad de estrenarse en casa será el 27 de octubre vs. Oviedo.

La expectación era máxima, el primer partido del Carramimbre CBC Valladolid en Pisuerga esta temporada; su debut en casa como equipo de LEB Oro, el reencuentro de la afición con la plantilla después del histórico ascenso, la primera toma de contacto de los nuevos fichajes con el ambiente de un pabellón épico. Todo estaba preparada, trabajo de los voluntarios mediante, para recibir a un Sammic ISB que amenazaba con robar el protagonismo a las ardillas en este encuentro. La llegada de Lolo Encinas al banquillo del conjunto vasco ha conformado un equipo que juega alegre, vistoso, con rápidas transiciones y mucho acierto desde el triple. Armas que hicieron mucho daño a un CBC Valladolid adormecido y con poco acierto desde el tiro libre (8/20, 40%) y el triple (2/11, 18%). La baja de Óscar Alvarado, con un traumatismo en la muñeca izquierda, provocó la entrada de un motivado Wade-Chatman en el quinteto inicial. El base americano, con rienda suelta para hacer su juego, generó muchos espacios con su potente primer paso y estas ventajas se tradujeron en puntos fáciles para Jito Kok y Rowell Graham-Bell. Durante el primer cuarto las sensaciones fueron buenas, sobre todo en defensa donde el holandés y Rowell apretaban a los exteriores del conjunto visitante. Estas sensaciones se trasladaban al marcador que reflejaba un ilusionante 17-10 al término del primer período.

Sin embargo, poco duraron las alegrías en la grada carmesí. En un fugaz inicio del segundo cuarto, el Sammic ISB con Mirza Bulic acaparando todos los rebotes ofensivos y Aitor Zubizarreta conectando una y otra vez con Víctor Serrano en el interior, los vascos fulminaron al CBC. Un sangrante parcial de 2-19 favorable a los visitantes, con una única canasta de un peleón Eduardo Castaño en ese tramo, hacía saltar las alarmas en el banquillo de Paco García. Ni siquiera la entrada de Uta, que venía de firmar 21 puntos en Logroño, daba oxígeno a un conjunto local que se ahogaba en cada ataque. Tan solo ocho puntos en este parcial y varios despistes en momentos claves que dejaban un preocupante 25-34 al descanso.

irrupción tardía de chatman y sentencia de jon de ciman

Tocaba remontada en Pisuerga, como tantas se vieron el año pasado en la madriguera de las ardillas, pero esta vez el rival no se achantó ante el empuje de la afición vallisoletana. Sergio De la Fuente tomó la iniciativa en ataque pero encontró un alter ego con muchos puntos en sus muñecas. Kaminski, controlado durante la primera parte, se soltó con ocho puntos seguidos para poner las máximas diferencias (29-44, min.25). Paco García solicitó un tiempo muerto para darle galones a Chatman y el norteamericano respondió con más corazón que acierto. Diez tantos llevaron su firma en este periodo, recordando a épocas pasadas, pero la renta del Sammic ISB se mantuvo intacta (42-51). Las malas noticias llegaban en forma de susto para un De la Fuente que tras una mala caída tuvo que irse a vestuarios cojeando. Con todo, el capitán volvió para disputar los últimos minutos del encuentro.

Unos instantes que dominó a su antojo el canadiense Joe De Ciman. A cada amago de remontada de los locales el escolta del Sammic respondía con un triple o con un espectacular mate en la cara de todo un Jito Kok. Anotó 14 puntos en este cuarto para terminar con 19 y 5/7 en triples. Imparable. Gantt, Kok, Chatman…todos lo intentaron, pero nunca se rebajaron los seis puntos de diferencia. En parte, por el escaso acierto desde el tiro libre con 8/20 en esta faceta. Tampoco ayudó el triple (2/11) ni los 13 balones perdidos. El Carramimbre Ciudad de Valladolid no fue capaz de entrar en partido y cuando lo hizo las individualidades del Sammic decantaron la balanza. “Solo podemos ir a mejor”, explicaba resignado Paco García en rueda de prensa, muy insatisfecho con los porcentajes de acierto de sus pupilos. Toca trabajar, y mucho, de cara al próximo partido en A Coruña el viernes que viene. y para el viernes 27, cuando de nuevo se jugará en Valladolid frente al Oviedo. De momento, la primera en Pisuerga tendrá que esperar. 

Estadísticas del encuentrohttp://baloncestoenvivo.feb.es/Game/1874869#teamstats

Clasificaciónhttp://www.leboro.es/clasificacion.aspx

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail