‘Jota’ Lobato: “No sé dónde estaremos al final de la temporada, pero sé el camino”

San Pablo. Un día cualquiera. Un hombre de buena talla, con aspecto cansado y batallador se frena delante de la Iglesia y la observa con admiración silenciosa. Ese tipo de La Rondilla podría ser, alguna vez, Javier Juan Lobato. Porque aunque no lo parezca por su ritmo de vida frenético, a veces, pero cada vez menos, tiene tiempo para disfrutar de las vistas de su barrio. Jugador de baloncesto de día e ingeniero de noche, “Jota”, como Batman, apenas tiene descansos. Este “universitario” (pasó 12 años en el equipo de la Uva, con quienes consiguió un histórico ascenso a la liga LEB Plata), que disfruta con cualquier avance tecnológico novedoso y que desea viajar a Tokyo, nos habla de antiguas leyendas como Homicius, Sabonis, Lalo…sentado en las misma grada donde acudía cada fin de semana a jalear al extinto Forum.

Veterano en esto del baloncesto, siempre ha tenido ofertas para ascender de categoría pero a lo largo de su carrera ha preferido la estabilidad y la comodidad del hogar. Su mejor recuerdo, el mencionado ascenso junto a sus compañeros y amigos Sergio de la Fuente y Pablo Esteban, con quienes ahora comparte el sueño de jugar en el primer equipo de la ciudad. El peor momento, la derrota en cuartos de final del Campeonato de Europa Universitario celebrado en Córdoba´11, ante un conjunto lituano que venía de ganar los tres últimos torneos.  A las futuras ardillas les aconseja que nunca se rindan y para alcanzar el “máximo nivel” en la LEB Plata le pide a su CBC Valladolid minimizar errores. Actor o jugador de fútbol sala frustrado, ingenioso y preciso con sus palabras, conocemos al ‘Jota’ más personal tras haber entrevistado a Graham-Bell, Pablo Esteban y David Ortega.

Pregunta: ¿Cómo comenzaste en esto del baloncesto?

Respuesta: Tuve un comienzo un tanto atípico con respecto a mis compañeros. Mi gran ilusión era haber empezado jugando al fútbol, pero por causas de edad, problemas de equipo en el barrio, acabé jugando al baloncesto porque era la única actividad de equipo que se podía realizar en el colegio. Empecé jugando con 5 o 6 años y desde entonces no o he dejado, aunque sí lo he compaginado con más deportes: judo, atletismo… pero el principal siempre fue el baloncesto.

P: ¿Quiénes fueron tus referentes?

R: No nos vamos a engañar, me gustaba mucho venir aquí a Pisuerga con mi padre, y los mejores por aquel entonces eran Sabonis, Homicius, Lalo, o históricos como Myers y eran más o menos en quienes me fijaba de pequeño.

P: Estuviste 12 años en el Universitario antes de dar el salto al Comercial Ulsa y allí coincidiste con Sergio de la Fuente y Pablo Esteban. ¿Qué se siente al seguir siendo compañeros?

R: Es una experiencia fantástica. Imaginaros poder compartir con tus amigos en aquella etapa amateur en la que te diviertes, y encima todos nos vamos haciendo camino a un equipo más profesional como es este. Poder compartir la experiencia es fabuloso.

P: ¿Cómo fue esa transición de EBA a LEB Plata, notaste el cambio?

R: Tengo que decir que sí, pero a eso le añado que empecé a trabajar durante más horas. Además el cambio de intensidad es importante, se juega a un nivel físico más alto que en ligas superiores incluso. Pero el cambio fundamental es el de entrenar tantas horas, muchas horas dedicadas. En la Universidad no entrenábamos tanto y el cambio es sustancial.

P: ¿Sigues la actualidad del equipo Universitario?

R: Desde luego. Siempre que puedo voy a verles y de hecho colaboro con ellos haciendo las estadísticas y me encanta ver su evolución y cómo los chavales que se van incorporando todos los años siguen engranando en el equipo y creciendo en un equipo que fue Primera Nacional hace muchísimos años y que ahora es un equipo de EBA con buenas posibilidades de estar a la cabeza.

P: Tu debut en LEB Plata se produce relativamente tarde, con 32 años, ¿seguías pensando que iba a llegar esa oportunidad o habías descartado jugar tan alto?

R: La realidad es que con 20 o 21 años yo decidí quedarme aquí en Valladolid, en mi casa. Quizá pude tener la posibilidad de jugar más alto. De hecho, cuando entrenaba en el Universitario, mi entrenador Domingo estaba habituado a que le llamaran de diferentes clubs diciendo que este chico (‘Jota’) podía jugar algún playoff o fase de ascenso. Pero decidí eso, quedarme aquí en Valladolid, estudiar y jugar en el Universitario. Probablemente podía haber dado el salto antes, con 23 o 24, pero ha llegado ahora porque creía que era una responsabilidad incorporarme a un equipo que está creciendo y que va a salir de ese pequeño nacimiento que ha tenido y poner mi granito de arena para conseguir que en el futuro sea lo que fue el anterior equipo y sentirme encantado de haber formado parte de este crecimiento.

P: El primer año en el Comercial Ulsa no fue fácil y el equipo descendió, ¿cómo se vivió ese varapalo?

R: No te voy a engañar, probablemente fue uno de los momentos más tristes de mi carrera. Al principio de temporada, se genera un equipo, con un bloque importante de jugadores de Valladolid, y quizás fue injusto porque, desde luego, no hicimos una buena temporada, pero fuimos el perro flaco: lesiones de Sergio de la Fuente, de Davichu Ortega, y si no hubieras tenido esas bajas, esa mala suerte, pues a lo mejor no hubiéramos descendido, no estábamos tan mal como para eso. Incluso el último partido in extremis, canasta en el último segundo de Cambados y estamos fuera. Es una frustración grande decir que no has podido mantener la categoría con ese pequeño proyecto que comenzaba su proyección. Nuevamente estamos aquí otra vez, y desde luego que con otra cara. No tiene nada que ver y así debe ser.

P: Centrándonos en tu papel, en el equipo Universitario te vimos con un rol más anotador, asumiendo responsabilidades en ataque, sin embargo el día de tu presentación aquí dijiste que te adaptarías a lo que te pidiesen, ¿y qué es exactamente eso que te pide Paco García?

R: Me pide intensidad principalmente. Desde el primer momento en el que hablamos, dada mi situación laboral y la edad, me pidió intensidad en esos minutos en los que iba a complementar al resto de jugadores que tienen más protagonismo. Intentar hacer puntos, coger rebotes, hacer ese trabajo sucio y aportar ese granito de arena, lo que tenemos dentro, para que las cosas se hagan bien y el equipo siga.

P: ¿Te atreves a hacer una predicción de dónde crees que terminará el equipo a final de temporada?

R: Bueno, está muy de moda lo del tema de las apuestas, las predicciones y no soy adivino y tampoco me voy a aventurar a decirte dónde vamos a terminar al final. Yo sé que opciones tenemos, el equipo está mentalizado para ello, tenemos la madera para hacer una gran obra y estemos donde estemos al final de la temporada, confío que en playoffs, tenemos que pelearlo, y en ese sentido va que el equipo lo crea, y para eso venimos aquí a entrenar y cada día con Paco al 100% dándonos esa filosofía de valentía y ambición que es la que tenemos que tener. No sé dónde estaremos, pero sé cuál es el camino.

P: ¿Te gustaría seguir ligado al mundo del baloncesto cuando te retires como jugador?

R: La realidad es que no me imagino fuera del mundo del baloncesto. Siempre bromeando con mis amigos. Lo dije bien claro, no sé si alguna vez podré ser entrenador, pero sí que estaré vinculado aquí o en el Universitario, no sé en que papel.

tenemos la madera para hacer una gran obra y estemos donde estemos al final de la temporada, confío que en los playoffs, el equipo está mentalizado

JOTA1
‘Jota’ buscando el aro ante Óbila.

las preguntas de la afición

P: Adrián Pascual Aranza, desde Facebook: ¿Cuál es el partido que más te ha dolido perder?

RQuizá no sea la derrota de Cambados la temporada pasada la que más me ha dolido perder, porque el descenso se produjo por otros factores. Adrian Pascual estará conmigo en que dolió más el partido que perdimos en el Campeonato de Europa Universitario de Córdoba contra una universidad de Lituania con varios jugadores del Zalgiris Kaunas y algunos que llegaron a ser olímpicos, un equipo de máximo nivel, que incluso en LEB Plata hubiera competido a gran nivel, fue un poco extraño el arbitraje, eran los vigentes campeones, los favoritos, y nos ganaron por pocos puntos.

P: Charly Martín Muñoz: ¿Qué se siente al ver a los jóvenes chavales de la cantera acudiendo al baloncesto y qué consejos les darías?

RTe vas a reír pero estamos sentados donde estaba yo cuando acababan los partidos en ACB para saludar a los jugadores. Ahora mismo no soy consciente. Si algo tengo que decirles es que no se rindan nunca.

P: Alberto Rodríguez dice que tenías más futuro en el fútbol sala, ¿no te arrepientes de tu decisión?

RBueno yo de pequeño era como ese personaje de los dibujos animados de los noventa, Chicho Terremoto, me ponía a jugar a lo que fuera. Al fútbol sala jugaba en el colegio, en La Rondilla, también en verano compaginaba los dos deportes, pero no se si se me daba lo suficientemente bien para dedicarme tanto como me he dedicado al baloncesto. El baloncesto me atrae mucho más en todas sus facetas, me gusta mucho el deporte en general, pero me quedo con el baloncesto.

P: La cuenta del Rincón del CBC, desde Twitter, quiere saber si es difícil compaginar el trabajo con los entrenamientos.

REstoy convencido que la gente lo ve más difícil desde fuera que desde dentro. Mi madre, con todo el cariño que la tengo me dice: “Hijo, descansa, para un poco, ¿no estás cansado?”. Es complicado, pero es una rutina, un poco ingeniería de horarios. Las semanas que trabajo por la noche, por ejemplo, me despierto a las 14:30, como, descanso un poco y vengo a entrenar. No hay por qué alarmarse. Es cierto que me gustaría estar un poquito más en forma porque no puedo pasar tantas horas como querría entrenando y el cuerpo se resiente. Puedo trabajar y entrenar porque gracias a Dios y a mis piernas (risas) aguanto, hay otros trabajos más exigentes.

P: Y nos manda una segunda pregunta: ¿Qué os falta para dar el salto al grupo de la cabeza?

RPaco hace mucho hincapié en que uno de los peores enemigos que tenemos somos nosotros mismos. Una de las frases que se repiten en el vestuario es que “Dejamos que los equipos vivan de nuestros propios errores”. Creo que el salto de calidad, el salto que nos va a hacer llegar a nuestro máximo nivel es minimizar los errores, las pérdidas. Eso nos va a dar partidos y va a marcar las diferencias.

P: Un poco de humor ahora… Ricardo Gómez nos dice que eres el hombre de los mil nombres por la famosa ‘Jota’… ¿Qué nombre aparece en tu DNI?

REs algo que me han dicho muchas veces a lo largo de mi vida. En realidad en mi DNI pone Bruce Wayne…Sí, soy Batman (risas). No, es broma. Pone Javier Juan Lobato, Juan apellido, poco frecuente, el de mis padres y así debe ser. De hecho, en el registro me sugirieron poner De Juan, . Me encanta mi nombre, siempre que me presento a alguien digo que soy Javier,  “Jota” es mi nombre gracioso, mi mote de guerra. Siempre ha habido esa controversia en torno a mi nombre.

P: Por último, este mismo aficionado quiere saber qué te ayuda a desconectar después de un partido.

RTe diría un montón de cosas, pero tengo que hacerlas poco a poco. Me gusta tener días tranquilos, ver series, salir a cenar en buena compañía, ir al cine, viajar. También me encanta pasar muchas horas delante del ordenador no solo a nivel de ocio, soy el típico tío que le gusta cualquier tipo de gadget tecnológico, soy un poco geek en ese sentido. Pero hoy por hoy la agenda no me deja hacer todas estas cosas, pero cualquiera de ellas vale.

Uno de los peores enemigos que tenemos somos nosotros mismos, el salto que nos va a hacer llegar a nuestro máximo nivel es minimizar nuestros errores

JOTA2
Lanzamiento en suspensión de ‘Jota’ ante Óbila.

‘UNO CONTRA UNO’

  • Una profesión: me gustaría ser actor, es una utopía personal, pero estoy contento con lo que soy.
  • Una virtud: no sabría decirte, que lo digan los demás.
  • Una cualidad a mejorar: Soy muy impuntual, no se cómo lo hago, pero suelo llegar tarde. Mis amigos a veces se ríen de mí y cuando quedamos dicen: “Todos a las 10:30 y ‘Jota’ a las 10.”
  • Una comida:Me gusta todo y me encanta probar cosas nuevas pero si te tengo que decir una, la sopa de pescado de mi madre.
  • Una canción o artista: Mike Oldfield, probablemente sea el artista más importante de mi vida. Sigo escuchando sus canciones aunque pasen los años y me gusta mucho.
  • Una película: El Quinto Elemento, con Bruce Willis y Milla Jovovich, es una de las que más me ha gustado, hay muchas con una gran calidad fotográfica pero me quedo con esa.
  • Un libro:La Historia Interminable, que, alerta spoiler, se acaba.
  • Un hobbie: Me gusta dibujar. Mis padres, mi hermana, antes al no tener Internet dibujaba mucho. En los campamentos dibujo con los niños.
  • Una ciudad que visitar: Tokyo, la tengo en mente y es mi objetivo viajero número uno. Probablemente no tardando iré.
  • Un lugar de Valladolid: Me gusta mi barrio, las calles de La Rondilla, especialmente la plaza y la Iglesia de San Pablo. Es un sitio especial, mágico y me gusta pararme, ver la fachada, la zona. Cuando era pequeño pasaba y no me daba cuenta.

TE PUEDE INTERESAR:

Entrevista a Graham-Bell: “Veo al equipo en la parte alta de la liga”

Entrevista a Pablo Esteban: “El equipo todavía puede dar mucho más”

Entrevista a David Ortega: “Volver a jugar en casa es una alegría”

Entrevista a Daniel Astilleros: “En mi etapa de LEB Oro llegué a defender a Pete Mickeal”

Entrevista a Antonio Izquierdo: “Solo pienso en recuperarme para volver más fuerte”

Entrevista a Wade-Chatman: “El apoyo de los fans es lo más positivo que me he encontrado aquí”

Entrevista a Miguel González: “Representar a tu país jugando al baloncesto es una experiencia única”

Entrevista a Gullit Mukendi: “Puedo aportar defensa, intensidad y esfuerzo”

Entrevista a Agustín Morales: “No conozco otra cosa que no sea trabajar”

Entrevista a Alberto García: “Debutar aquí fue un sueño”

Entrevista a Boubacar Sidibe: “Aquí el baloncesto tiene más nivel”

Entrevista a Sergio De la Fuente: “Estuve a punto de dejar el baloncesto”

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail