Álex Reyes: “Estoy muy contento de volver aquí, espero que acabemos en playoffs”

En el frontón de Pisuerga, bajo la atenta mirada del póster de su padre, Miguel Ángel Reyes, ataviado con los colores del extinto Forum, Alejandro Reyes Abad (17/12/1993, Cáceres), el alero palentino, responde a las preguntas que le formulamos de forma breve y directa, confesando esos nervios que tuvo cuando Porfi le hizo debutar en la ACB ante Manresa. El lunes cumplirá 24 años desarrollando, quizá, su mejor etapa como profesional en su todavía corta trayectoria deportiva. Una carrera que, tras emigrar de Palencia, se ha vinculado a tres ciudades: Lugo, Logroño y Alicante. Fue precisamente en la capital lucentina donde Álex probó el amargo sabor de la derrota en su versión más cruda: en el quinto partido de los PlayOffs contra el CBC Valladolid, el alero falló una bandeja que les hubiera dado el pase a la siguiente ronda. Dicen los entendidos que el destino pone a cada uno en su lugar y tras varias noches de desvelo para Reyes, el Carramimbre CBC Valladolid tocó a su puerta: iba a ser una ardilla. Ahora sus triples y su último mate son la comidilla en los postpartidos. Estudiante de Psicología, nos desvela desde su diván quien es quien en el vestuario carmesí, sus manías antes del partido y sus gustos más personales. Estamos ante todo un fan de El Señor de los Anillos. Acércate y conoce a Álex Reyes.

Pregunta: Bueno Álex, pregunta obligada y por la que todos habéis pasado, ¿cómo empezaste en el mundo del baloncesto?

Respuesta: Pues empecé a jugar aquí, en Valladolid, con unos 10 u once años más o menos, en las escuelas del antiguo Fórum Filátelico. Fue una gran decisión que me ha traído hasta aquí y veremos donde me lleva.

P: Supongo que muy influenciado por la figura de tu padre, ¿una presión añadida?

R: No, para nada. La figura de mi padre ha sido ante un todo una ayuda, tanto dentro como fuera de la pista, en casa. Siempre me he apoyado en él y me ha dado consejos para facilitarme las cosas.

P: Además eres el mayor de tres hermanos y los otros dos también se dedican a esto.

R: Sí, mi hermano mediano tiene 20 años y está en una universidad estadounidense, en Denver, en División II. Es su segundo año allí y va poco a poco, contento, mejorando y creciendo. El pequeño tiene 13 y está por allí en Palencia, jugando.

P: Y por altura parece que ya van a superar al mayor.

R: Sí, de hecho el mediano ya me ha cogido (risas). Mide un par de centímetros más que yo. Y el pequeño va en camino con 13 años…

P: Tus primeros pasos, allí en Palencia, fueron en Filipenses, un colegio de gran tradición.

R: Sí, en Filipenses a nivel Provincial siempre ha sido de los clubes más importantes por no decir el que más. Y a nivel Autonómico también ha sido un equipo que pudo hacer sus cosas y sigue compitiendo.

P: ¿Guardas buen recuerdo del anterior club de Valladolid o relaciones con compañeros?

R: Sí, mantengo relaciones con la gran mayoría de los Junior y con alguno del primer equipo, como Stephen Dumas o Nacho Martín, aunque no le he visto desde entonces… Porfi Fisac también, el que era entrenador de aquel equipo, nos hemos enfrentado en alguna ocasión en LEB Oro.

P: Y con Pablo Esteban, un viejo conocido nuestro.

R: Efectivamente, con Pablo coincidí esos dos años en Junior y viene a vernos a casi todos nuestros partidos. Tenemos una bonita relación.

P: ¿Vivía en Valladolid por entonces?

R: Vivía en la residencia Río Esgueva e iba y venía todos los días a entrenar. Fue una buena experiencia.

P: Mencionabas a Porfi Fisac que es quien te hizo debutar en ACB, con triple incluido…

R: Sí, a día de hoy el recuerdo más bonito que tengo del baloncesto. Ganábamos cómodamente, me sacó los últimos minutos y tuve un tiro liberado en la esquina que entró.

P: Después de eso fuiste a Lugo, como vinculado con el primer equipo y el EBA, ¿cómo fue esa etapa?

R: Muy bien. Alejarme más de casa me vino bien. El primer año fue más complicado que los otos dos, no me encontré muy cómodo con el EBA y no tenía protagonismo con el primer equipo en entrenamientos y demás. Después ya mejor, fui asentándome y conociendo a la gente. Estuve contento en esa etapa.

P: A pesar de llevar allí tres años, llega todo un Clavijo y ni te lo pensaste, ¿no?

R: La opción de Lugo no continúa por diversos motivos y llega la de Logroño en situación de vinculado también, jugando con el EBA y entrenando con el primer equipo y tuve mi oportunidad cuando echaron al alero suplente. Me quedo en esa posición, jugando algunos minutillos y muy bien.

P: Y de allí cruzas toda la península hasta Alicante

R: Sí, fue una situación complicada la del Logroño. No iban bien las cosas en el club, no estaba jugando nada, y decidí ir a Alicante, bajar a LEB Plata, lo que fue una gran decisión porque volví a tener minutos y disfrutar, que es lo importante.

P: Un equipo, el de Zapata, llamado a ascender como campeón o en playoff…

R: Sí, una plantilla muy grande y de nivel, aunque al final la temporada terminó como terminó.

P: Por suerte para Valladolid fallaste aquella bandeja, ¿te lo siguen recordando?

R: Bueno, ya no me lo recuerdan. Para mí es el peor recuerdo de todos. Después de una remontada importante, unos 20 puntos, conseguirlo y perder el partido de aquella manera… aunque afortunadamente la moneda me ha enseñado la otra cara y aquí estoy, en Valladolid.

P: ¿Te esperabas la llamada del Carramimbre?

R: Bueno, esperármela no, aunque siempre tienes las esperanzas de que te llame alguien de LEB Oro, más aún cuando te sientes bien en Plata. Pero cuando llegó la llamada no tuve ninguna duda de aceptarla.

P: ¿Contento de volver a tus orígenes?

R: Muy contento de volver aquí donde viví muy buenas experiencias y recuerdos. Además vivo cerca de casa, de Palencia, a solamente media hora, y puedo ir de vez en cuando a comer y mantener el contacto con la familia.

P: Buena relación la que mantienes también con Paco García, el míster.

R: Muy buena. Hay muy buena química tanto con el cuerpo técnico como con los jugadores y espero que sigamos en esa línea.

P: Unos resultados muy buenos del equipo hasta la fecha, quizá por encima de lo esperado, ¿cuál es el objetivo?

R: El objetivo es la salvación como se dijo el primer día. A día de hoy estamos por encima de esa meta y ojalá podamos seguir a ese nivel para que al final de la liga estemos en puestos de playoffs.

P: A nivel personal, ¿cómo se está sintiendo Álex Reyes?

R: Muy bien, muy cómodo. El rol es el que es y hay que aceptarlo porque salir de inicio no es lo más importante. Salgo cómodo, contento y con muchas ganas tanto desde el banquillo como de titular.

P: ¿Más cómo de tres que de interior?

R: Sí, mucho más cómodo. A nivel físico hay un gran salto con LEB Plata, donde si podía jugar más de cuatro de vez en cuando.

‘Uno contra uno’ y ‘de ardilla a ardilla’

Conoce al resto de ardillas

Compártelo en redes sociales Facebooktwittermail